CURSOCLICKER ES AHORA EDOGTORIAL

 BAT2.0: una nueva versión de BAT para el miedo y la agresión
Grisha Stewart, MA CPDT-KA, CTP KPA

Artículo originalmente escrito para la revista de verano 2014 de “The APDT Chronicle of Dog” de la Association of Professional Dog Trainers (Asociación profesional de adiestradores caninos) Traducción ofrecida por www.cursoclicker.es con autorización de su autora y APDT.

NOTAS DE BAT 2.0 PARA LOS PROFESIONALES

En el número de primavera de 2014 de El APDT Chronicle of the Dog, introduje algunas mejoras en el protocolo de BAT. Estos cambios tienen el objetivo de reducir aún más el estrés y potenciar al perro durante el proceso de adiestramiento. En este artículo, voy a entrar en más detalle sobre las características específicas del protocolo.

¿Cómo puedo avanzar?

El panorama general es que se debe dejar que el perro tenga el máximo control dentro de una zona de seguridad que creas y mantienes. Asegúrate que el guía comprende las habilidades con la correa antes de hacer una escenificación de BAT con un detonante. Mi forma favorita de hacer esto es utilizar TAGteach®, que se usa para enseñar habilidades a los seres humanos cuando necesitamos timing y precisión. La información de BAT sobre habilidades con la correa, analiza el manejo de la correa en varios comportamientos distintos que tus clientes pueden ensayar. Empieza con un juego de intercambio de papeles - el cliente es el perro y tú eres el guía, luego cambiáis - en lugar de tratar de enseñar a dos especies a la vez. Primero que el cliente marque el punto tag a ti (con el clícker) por hacer cada una de las habilidades con la correa correctamente, a continuación, cambiad los papeles para que tu marques el punto tag del cliente. A continuación, que el cliente practique las habilidades de correa con su perro. Hacedlo en un lugar con olores interesantes y sin factores desencadenantes a la vista. Puedes incluso querer dispersar sutilmente algunas golosinas en la zona por las que el perro va a moverse.

Como se recordará del artículo anterior, la orilla en la playa de mi analogía es el umbral entre la curiosidad y el miedo, agresión y/o frustración. El guía debe seguir al perro, siempre y cuando el perro esté por debajo del umbral. Si el perro se acerca a la orilla, el guía debe frenar poco a poco hasta detenerlo, esperar a que desconecte, alabarle, y a continuación, seguir el siguiente movimiento del perro.

Si el perro va por encima del umbral durante la puesta en escena, o si no tienes ninguna manera de crear un montaje en el que el perro esté completamente por debajo del umbral, utiliza el mensaje menos invasivo para ayudar al perro a desconectar del detonante. En un espacio muy pequeño, como una casa, eso podría implicar algo así como hacer click o llamar al perro tan pronto como ve el detonante, después nos alejamos para reagruparnos y que el perro pueda comer las golosinas lanzadas al suelo. Siempre que necesites entrometerte en el proceso más allá de detener lentamente al perro en su umbral, echa otro vistazo a tu manejo de antecedentes y cambia algo para favorecer que el perro tenga éxito la próxima vez. Por ejemplo, si tienes que llamar inmediatamente o clickar cuando el perro ve el detonante en la casa, ¿es posible trabajar fuera, donde quizás no tengas que dar indicaciones, y luego ir poco a poco al interior?   
La ilustración de la playa con la escala de apoyo tiene sugerencias para lo que se podría hacer desde la opción menos molesta hasta la más invasiva. Como profesional, puedes tener tus propias formas favoritas para intervenir o tus propias maneras de incitar la desconexión (por ejemplo, la risa si el perro parece atascado) o para reforzar el alejamiento (por ejemplo, con saltos de agility o juegos de nariz después de que él se aleje). Sólo recuerda que todavía quieres evitar que el perro entre en el modo de trabajo; quieres que la atención del perro se centre en recoger la información como un perro, no en trabajar para ti.

Esta falta de distractores permite al perro practicar habilidades sociales más naturales con el detonante. La investigación sobre la atención en la desensibilización es sobre todo en los seres humanos, y los resultados son un tanto contradictorios, a excepción de las situaciones en que algo está sucediendo físicamente al cuerpo (como una extracción de sangre), distraer a la persona parece reducir los efectos de desensibilización (véase, por ejemplo, Telch, et al, 2004; Mohlman y Zinbart, 2001; Haw y Dickerson, 1998).

Evita siempre tener comida en tus montajes. La comida es una grandísima señal de contexto, y como sabemos por el artículo anterior, el miedo es probable que vuelva cuando el contexto es diferente al contexto de entrenamiento (véase también Thomas, Cutler, y Novak, 2012; Capaldi, Viveiros, y Campbell, 1983). Eso significa que golosinas o juguetes pueden llegar a ser como la pluma mágica del elefante Dumbo: el miedo vuelve si tu cliente no los tiene. Afortunadamente, las golosinas no son necesarias para las escenificaciones de BAT, así que podemos evitar fácilmente que las golosinas se conviertan en un contexto de las buenas experiencias que los perros tienen durante BAT. Además, tus indicaciones y señales también proporcionan contexto, distraen al perro, y son molestas para el control de los perros sobre lo que está sucediendo. Indicaciones y señales se deben utilizar sólo cuando sea necesario.

La nueva versión de BAT tiene al guía más en el fondo, con un menor número de indicaciones. Si estás familiarizado con la versión anterior de BAT, me gustaría que te dieras cuenta de que esta nueva versión es más fluida y tiene los perros trabajando a una distancia donde están realmente por debajo del umbral. Si eres una de las muchas personas que han estado utilizando con éxito BAT con los clientes, serás feliz de saber que los antiguos escenarios aún pueden caber dentro de BAT 2.0 como "Marcar y Alejar", que es una colección de formas de incitar comportamientos si el perro se va accidentalmente por encima del umbral. En Marcar y Alejar, marcamos una conducta, nos alejamos y reforzamos con alguna consecuencia. Es más amplio que las antiguas Fases, pero todavía las incluye.

Por ejemplo, en la antigua Fase 3, queremos esperar a una señal de corte, marcarla y alejarnos. Esto sigue siendo válido en el nuevo BAT como parte de “Marcar y Alejar”. Marcar una señal de corte se puede utilizar como una forma de animar al perro a alejarse en los momentos en que está en el agua hasta los tobillos - Por ejemplo, cuando el perro tarda más de dos segundos en desengancharse. Etapa 2 (click por desconectar, nos alejamos, y luego premiamos) es también parte de Marcar y Alejar y se puede utilizar para los momentos en los que el perro está metido hasta el cuello en el agua (por ejemplo, el espacio de entrenamiento es demasiado pequeño para él para afrontarlo de otra manera). Etapa 1 (hacer click por conectar, nos alejamos y premiamos) se puede utilizar cuando el perro está sobrepasado.

BAT2.0-SupportScale-SP

Ya no es necesario enseñar las etapas, o incluso entrar en los detalles de Marcar y Alejar. Puedes simplemente enseñar una sólida señal de llamada1. El clícker en las Etapas 1 y 2 marca el comportamiento que te gusta, pero también, básicamente, sirve como una señal de llamada en esos casos. El inductor o marcador verbal en la Etapa 3 también aleja al perro, y es útil si el perro está un poco atascado en qué hacer a continuación. Aunque son herramientas útiles para conseguir distancia, es mejor establecer situaciones en las que no necesites las viejas fases. Dicho esto, cuando se está cerca del detonante o se tiene que trabajar en espacios reducidos, es probable que necesites usar más el click/llamada y alejarte porque el perro es más probable que rápidamente vaya por encima del umbral. Siempre es bueno estar en el lado seguro, porque cuando nos equivocamos, es el perro quien sufre las consecuencias.

Siempre he hecho hincapié en que las etapas no estaban destinadas a ser hechas en orden numérico, sino que se utilizaría siempre la que fuera necesaria, utilizando la etapa más alta que el perro puede hacer en ese momento. Lo he revisado para la versión actual de BAT, porque la gente utiliza las Etapas 1 y 2 con demasiada frecuencia durante las puestas en escena y la etapa 3 se hace a menudo por encima del umbral - incluso por mí, en los primeros años. Espero que esta nueva conceptualización de BAT animará a la gente a preparar escenarios en los que realmente el perro esté siempre por debajo del umbral y teniendo el control de la dirección del proceso.

Las etapas en la versión anterior de BAT eran útiles para enseñar a los guías a darse cuenta de pequeños detalles de lenguaje corporal que necesitan saber. Por supuesto que puedes hacer un ejercicio separado para practicar tus habilidades antes de la escenificación de BAT con un detonante. Por ejemplo, puedes colocar una bolsa de golosinas a una distancia tal que el perro se centre en ella. El guía debe clickar por signos de desconexión de la bolsa de golosinas (un estímulo que va a interesar al perro, pero sin miedo, por lo que los riesgos son bajos). En un primer momento, puedes hacer click y dar un trozo de comida al perro por comportamientos que deseas que el guía sea consciente, y luego deja que sea el cliente quien haga mismo.

Así que, ¿qué está pasando aquí?

BAT es esencialmente terapia de exposición de baja intensidad adaptada para animales no humanos. La terapia de exposición es una intervención con apoyo empírico que se ha utilizado con éxito con los clientes humanos durante décadas en varias formas, incluyendo la desensibilización sistemática con relajación y el moldeado del comportamiento por aproximaciones con alabanzas (Barlow, Agras, Leitenberg, y Wincze, 1970; Marks, 1975; Wolpe, 1961). El principio de extinción pavloviana fue la inspiración para la desensibilización sistemática y la terapia de exposición (Marks, 1975; Wolpe, 1961). Hay argumentos a favor (Field, 2006) y en contra (Tryon, 2005) a que extinción pavloviana sea el principio fundamental que apoya estas terapias, pero los argumentos en su contra parecen aplicarse sólo a los seres humanos y no a los perros.

BAT se basa en parte en la extinción, principio empíricamente apoyado. El uso del manejo cuidadoso de los antecedentes, puede facilitar que la extinción pavloviana se de una manera gradual y sistemática que no provoca una respuesta de miedo del sistema nervioso simpático. Mantener baja la excitación es importante en varios frentes, pero aquí está uno: la investigación indica que una alta frecuencia cardíaca asíncrona durante la terapia de exposición es un predictor significativo del retorno del miedo después de completar la terapia (Rachman, 1989).

Cuando los adiestradores dicen a sus clientes que los perros no aprenden cuando están por encima del umbral, en realidad no están diciendo toda la verdad. Los perros generalizan a qué temer realmente bien cuando se encuentran por encima del umbral; es la inhibición del temor con la que tienen problemas para aprender y generalizar (Vervliet, Baeyens, Van den Bergh, y Hermans, 2013, Gunther et al., 1998). El miedo condicionado no es muy dependiente del contexto, lo que significa que generaliza más fácilmente que la extinción pavloviana u otras herramientas que se utilizan para reducir el miedo, por lo que es importante practicar en múltiples contextos.

La investigación en animales indica que extinción pavloviana silencia neuronas del miedo y remodela un tipo específico de unión inhibitoria, llamada sinapsis perisomática (Trouche, et al, 2013). El grupo de ratones que pasó por el procedimiento de extinción mostró un aumento en las sinapsis inhibidoras perisomática en la amígdala en relación con los ratones que no recibieron ese tratamiento. El aumento de las sinapsis inhibidoras fue encontrado alrededor de las neuronas del miedo, éstas ya no se activaban en respuesta al estímulo después del procedimiento. Parece que esto es lo que ocurre con BAT, que parece funcionar como la extinción de baja intensidad. Ahora el cerebro del alumno procesa las señales sobre los estímulos de miedo de una manera diferente; ahora hay un aumento de las sinapsis que inhiben la respuesta de miedo. Un cambio en la química del cerebro tiene sentido porque, por supuesto, el cambio en el comportamiento sólo es realmente posible con algún tipo de cambio en el cerebro.

Otro mecanismo central en el trabajo con BAT es la capacidad de control. La versión anterior de BAT utilizaba el refuerzo entregado por el entrenador para dar al perro una sensación de control, pero en la nueva versión, el animal tiene mayor control de la situación, sin necesidad de refuerzo por el entrenador. BAT no es un proceso de extinción que se hace para el animal. Un aspecto importante de BAT es la capacidad de control de la exposición al detonante. Hay montañas de evidencias que demuestran que el grado de previsibilidad y capacidad de control modula la experiencia del estímulo y el retorno del miedo después de la extinción (véase, por ejemplo, Thomas, et al, 2012;. Yang, Wellman, Ambrozewicz, y Sanford, 2011 ; Maier & Watkins, 2010; Baratta, et al, 2007;. Mechiel Korte & De Boer, 2003). De hecho, el control de eventos aversivos mejora la extinción, impide el retorno de miedo, y tiene un efecto protector cuando el animal es expuesto a factores futuros de estrés, como si el animal esperara que el próximo factor de estrés también sea controlable (Maier & Watkins, 2010; Maier , Amat, Baratta, Paul, y Watkins, 2006; Amat, Paul, Zarza, Watkins, y Maier, 2006). El efecto de la capacidad de control sobre la capacidad de recuperación también se aplica a los seres humanos (Hartley, Gorun, Reddan, Ramírez, y Phelps, 2013).

Maier et al. (2006) postulan que la percepción de capacidad de control inhibe activamente la respuesta neural a los factores de estrés en los mamíferos. Cuando los animales fueron sometidos al mismo factor de estrés con la única diferencia de controlabilidad, la actividad del cerebro fue muy diferente:

(i) la presencia de control es detectada por regiones de la corteza prefrontal medial ventral (mPFCv); y (ii) la detección de control activa mPFCv para que conecte con el tallo cerebral de respuesta al estrés y estructuras límbicas que inhiben activamente la activación inducida por el estrés en estas estructuras. Además, una experiencia inicial de control sobre el estrés altera la respuesta de mPFCv a factores de estrés posteriores de modo que la salida de mPFCv se activa incluso si el factor estresante posterior es incontrolable, haciendo así resistente al organismo.

Este aumento de la capacidad de recuperación debido a la controlabilidad es una de las muchas razones por las que yo recomiendo usar BAT con cachorros como una forma de vida en la introducción a las nuevas situaciones. Les deja experimentar las cosas y les permite controlar su experiencia. Hay dos excepciones a esta regla: el guía debe mantener la seguridad física y emocional para el cachorro y también puede que tenga que utilizar el refuerzo positivo para enseñar el control de impulsos.

Un aspecto de la capacidad de control es saber que uno está seguro debido a la propia conducta. Sin embargo, esa previsibilidad no es la única razón por la que la controlabilidad tiene grandes efectos sobre la capacidad de recuperación (Maier y Warren, 1988). A pesar de que la previsibilidad por sí sola no es tan útil como la controlabilidad, dar mayor previsibilidad reduce el estrés. Si deseas agregar otro elemento de previsibilidad al protocolo de BAT, se puede enseñar a una señal que indica la aparición del detonante, como "hay un perro." Puedes hacer esto con calma diciendo "hay un perro" mientras el perro sigue a niveles por debajo del umbral justo antes de que vea al otro perro. Esto es especialmente útil para los perros que se asustan con facilidad o que tienen problemas para percibir el detonante hasta que está demasiado cerca. Una desventaja de esto es que ahora hay que ser coherente acerca de la predicción de la aparición de un detonante, y cualquier frase que utilices es también una señal más contexto que deberá desaparecer.

Yo creo que el nivel de capacidad de control, de la voluntariedad - la capacidad de controlar una situación sobre la base de las propias acciones - es el ingrediente activo en BAT2. Controlabilidad produce una diferencia significativa en lo que el animal aprende de BAT y lo bien que funciona.

En BAT, trabajamos a una distancia donde los animales exploran cómodamente su entorno y muestran cierto interés en el detonante con sólo comportamientos por debajo del umbral. Esto es importante: al moverse en un entorno con el estímulo, el animal tiene la oportunidad de aprender que el estímulo no necesariamente evoca miedo, y que el animal tiene control sobre la exposición a ese estímulo. En estas puestas en escena, la naturaleza sigue su curso, el miedo se extingue y los animales aprenden a relacionarse con los estímulos a su manera. Por ejemplo, los perros echan un vistazo a los detonantes por decisión propia; a veces tienen la suficiente curiosidad para ir más cerca y, a veces optan por alejarse. A medida que avanzan, están aprendiendo que tienen voluntad propia en esta situación. Tienen opciones; pueden auto-calmarse o expresar curiosidad.

Puede haber momentos durante una puesta en escena en los que el perro se sienta más cómodo alejándose después de investigar el detonante. Las situaciones que inducen miedo deben ser limitadas, pero simplemente girar y alejarse no es un problema y no enseña al perro a evitar el factor desencadenante. De hecho, ser capaz de salir es probable que reduzca el estrés para el próximo intento de acercarse (Rachman, Craske, Tallman, y Solyom, 1986). En terapia humana, ha habido mucho debate sobre si la participación en el "comportamiento de seguridad" (comportamiento que hace que uno se sienta seguro) es productivo para la terapia. Resulta que la participación en los comportamientos de seguridad no necesariamente interrumpe el proceso terapéutico, y puede incluso reducir el estrés y el retorno del miedo (Goetz, 2013; Milosevic y Radomsky, 2008; Parrish, Radomsky, y Dugas, 2008).

A medida que trabajamos con nuestros perros, y a veces entrenamos específicamente conductas para hacer frente a sus miedos, debemos ser conscientes de qué tipo de habilidades de afrontamiento conducirán a la rehabilitación y cuáles no. Parrish, et ​​al. (2008) escribió que:

Las estrategias de control de la ansiedad de los clientes pueden ser menos propensas a ser contraproducentes cuando:

  1. (i) promueven aumentos en la autoeficacia,
    (ii) no exigen recursos atencionales excesivos,
    (iii) den mayor comportamiento de acercamiento e integración de información correctiva (a través de "experiencias disconfirmatorias"), y
    (iv) no promueven atribuciones erróneas de seguridad
    .


    Goetz (2013) sugiere dos categorías de comportamientos de seguridad: las conductas de seguridad preventivas, son intentos de evitar o reducir la intensidad de una situación, y los comportamientos de seguridad de restauración que son los intentos de llevar una situación de nuevo a su estado deseado. Evitar estaría en la categoría de prevención y escapar estaría en la categoría de restauración. Conductas preventivas de seguridad interrumpieron el proceso terapéutico, pero los comportamientos de restauración no lo hicieron. Comportamientos de seguridad de restauración pueden ser útiles para el tratamiento y las conductas preventivas de seguridad tienden a ser perjudiciales. Eso significa que si un perro tiene una experiencia con el detonante y se aleja, no tienes que preocuparte de que esto va a enseñar al perro a tener más miedo. Por el contrario, la evitación completa - no mirar u oler el detonante en absoluto, es una conducta preventiva de seguridad. Haz algo para prevenir la necesidad de evitar durante su sesión de entrenamiento, por ejemplo, trabajar más lejos para que el perro pueda conectar cómodamente con el detonante.

    ¿Por qué llamarlo "BAT" y no sólo "desensibilización"?

    Muchas personas han preguntado por qué este proceso se llama "BAT," y no sólo "terapia de exposición", "desensibilización con capacidad de control", o " extinción pavloviana de baja intensidad." BAT es una técnica específica que ha sido puesto a funcionar para los animales no humanos, por lo que necesitaba su propio nombre. Es una versión de la terapia de exposición, una categoría de terapias de ansiedad humanos que pueden implicar hablar con el cliente, la visualización, etc, hecha de una manera cuidadosa para evitar la tensión más allá del interés. BAT desensibiliza el perro a sus desencadenantes, pero se hace de una manera muy particular, con el perro en el control de la experiencia. No puede simplemente ser llamado desensibilización. Una frase que yo uso que incorpora ese término, desensibilización potenciada, es más precisa, pero deja fuera muchos procesos en implicados en BAT.

    El mismo argumento se aplica a la extinción. Creo que una parte importante del aprendizaje de BAT se puede atribuir al proceso de extinción pavloviana. Sin embargo, el procedimiento real de la extinción puede realizarse de manera extremadamente estresante y molesta, sin capacidad de control por el alumno. También puede hacerse con cuidado para evitar las respuestas de miedo y con una gran cantidad de control del aprendiz, como en BAT. Eso significa que no podemos llamarlo extinción pavloviana, tampoco. Además, BAT también no es sólo sobre el miedo - BAT se aplica al miedo, la frustración y la agresión. Al llamar BAT a esta técnica no cambia los procesos subyacentes empíricamente demostrados de extinción y capacidad de control, pero sí ayuda a especificar la filosofía y la técnica que se utiliza y argumenta.

    En términos de Jerarquía Humanitaria3 de Friedman(2009), BAT se centra en el manejo de los antecedentes. Este es el segundo nivel de la jerarquía, después de los cambios médicos, nutricionales y físicos. Modificar los antecedentes significa que hemos creado las situaciones que evitan desencadenar la emoción y el comportamiento que estamos tratando de cambiar. Esto permite a nuestros estudiantes experimentar la vida de una manera nueva. Cuando cuidadosamente manejamos los antecedentes de esta manera, el aprendizaje respondiente (condicionamiento clásico) puede llevarse a cabo, en forma de desensibilización.

    Capacidad de control es también un aspecto importante de BAT. El aprendizaje operante que sucede durante BAT en general, no se debe al refuerzo que entrega el entrenador, si no a partir de la interacción con el medio ambiente. La principal función del entrenador es la de mantener un espacio seguro en el que el perro puede estar cómodo para explorar, lo que limita su entrometimiento. El perro es capaz de moverse libremente dentro de ese espacio, dando el control a los perros sobre los refuerzos que ocurren de forma natural (NORs). Cuando todo va bien, viene en forma de acceso al detonante (R +). Si la puesta en escena es sub-óptima y el perro siente la necesidad de alejarse del detonante, que también está permitido (R -), o la intervención humana se dio a un nivel superior para promover la retirada (redirección, R - de escape, R + de golosinas del entrenador). Por último, el entrenador no es una estatua y debe interactuar con el perro de vez en cuando, así que también hay un refuerzo positivo por solicitar atención y potencialmente por cualquier momento en el que el entrenador alaba la desconexión.

    Conclusión

    En este artículo se describe BAT principalmente para la rehabilitación de miedo a personas u otros perros, pero BAT se puede utilizar para muchos tipos de sobre o hiper reactividad y con muchas especies. BAT también es una técnica útil para socialización de cachorros, ya que les permite experimentar situaciones sociales y de una manera segura. Salvo en casos muy específicos de reconsolidación de la memoria, es probable que no podamos borrar los recuerdos, sólo crear otros nuevos, y parece que los recuerdos originales generalizan más de las revisiones posteriores (Bouton, 2000). Es imperativo que las primeras experiencias de nuestros cachorros de su mundo creen asociaciones positivas, con una gran inoculación de previsibilidad y capacidad de control que se encuentra en BAT.

    Estamos en la etapa de planificación para la investigación para comprobar la eficacia de BAT y demostrar que está utilizando los principios antes mencionados4. Existen evidencias testimoniales de perros y caballos con perros, personas y otros detonantes que indican que BAT da los animales una forma activa para observar diversos aspectos de sus factores desencadenantes que conduce a interacciones saludables. Su bajo nivel de excitación, "feliz" lenguaje corporal y el comportamiento dirigido a sus antiguos detonantes, indica que sus respuestas emocionales han cambiado, como efecto razonable de la desensibilización, el control activo del perro de la exposición al detonante y refuerzo directamente desde el detonante, promoviendo un comportamiento pro-social.

    La potenciación en un ambiente emocionalmente seguro siempre ha sido el objetivo de BAT y esta versión mejorada permite que se haga realidad con mayor frecuencia en la práctica. Independientemente de donde encajan los detalles de BAT en tu caja de herramientas, espero que se incluya en tu trabajo este nivel de maximización de las capacidades y minimizar la invasión. Como entrenadores, demasiado a menudo buscamos soluciones de adiestramiento, cuando el verdadero poder de sanar subyace dentro de los propios animales.

    Notas finales

     1.  Sí, yo he escrito que el clícker funciona como una señal de llamada en esta situación. Lo hace, y por supuesto, también marca un comportamiento aceptable. En este uso del clícker, sin embargo, te encuentras en modo de supervivencia y la característica más útil es que el perro se gira hacia el guía para obtener la golosina u otro Es decir, está funcionando como una señal de llamada.

    El sentido de la frase voluntariedad se aplica a los seres humanos, pero hay argumentos que indican que la voluntariedad también podría aplicarse a los animales no humanos. (Panksepp, Asma, Curran, Gabriel, y Greif, 2012; Steward, .

    Ten en cuenta que el concepto de "extinción" que aparece en la Jerarquía Humana de procedimientos es la extinción , no el proceso de aprendizaje respondiente (clásica) del mismo nombre.

    La investigación adicional es bienvenida, así que si eres un investigador en busca de un proyecto, por favor contacta con nosotros en http://EmpoweredAnimals.com/contact con "Investigación" en la línea de asunto.

Artículo originalmente escrito para la revista de verano 2014 de “The APDT Chronicle of Dog” de la Association of Professional Dog Trainers (Asociación profesional de adiestradores caninos) Traducción ofrecida por www.cursoclicker.es con autorización de su autora y APDT.

Referencias

Amat, J., Paul, E., Zarza, C., Watkins, L. R., & Maier, S. F. (2006). Previous experience with behavioral control over stress blocks the behavioral and dorsal raphe nucleus activating effects of later uncontrollable stress: role of the ventral medial prefrontal cortex. The Journal of Neuroscience, 26(51), 13264-13272. Chicago.

Baratta, M. V., Christianson, J. P., Gomez, D. M., Zarza, C. M., Amat, J., Masini, C. V., Watkins, L.R., & Maier, S. F. (2007). Controllable versus uncontrollable stressors bi-directionally modulate conditioned but not innate fear. Neuroscience, 146(4), 1495-1503.

Barlow, D. H., Agras, W. S., Leitenberg, H., & Wincze, J. P. (1970). An experimental analysis of the effectiveness of “shaping” in reducing maladaptive avoidance behavior: An analogue study. Behaviour Research and Therapy, 8(2), 165-173.

Bouton, M. E. (2000). A learning theory perspective on lapse, relapse, and the maintenance of behavior change. Health Psychology, 19(1S), 57.

Capaldi, E. D., Viveiros, D. M., & Campbell, D. H. (1983). Food as a contextual cue in counterconditioning experiments: Is there a counterconditioning process? Animal Learning & Behavior, 11(2), 213-222.

Field, A. P. (2006). Is conditioning a useful framework for understanding the development and treatment of phobias?. Clinical Psychology Review, 26(7), 857-875.

Friedman, S. G. (2009). What’s wrong with this picture? Effectiveness is not enough. Journal of Applied Companion Animal Behavior, 3(1), 41-45.

Goetz, A.R. The Effects of Preventative and Restorative Safety Behaviors on Contamination Fear. MS thesis University of Wisconsin Milwaukee, 2013. Retrieved from http://dc.uwm.edu/etd/251/

Gunther, L. M., Denniston, J. C., & Miller, R. R. (1998). Conducting exposure treatment in multiple contexts can prevent relapse. Behaviour Research and Therapy, 36(1), 75-91.

Hartley, C. A., Gorun, A., Reddan, M. C., Ramirez, F., & Phelps, E. A. (2013). Stressor controllability modulates fear extinction in humans. Neurobiology of Learning and Memory.

Haw, J., & Dickerson, M. (1998). The effects of distraction on desensitization and reprocessing. Behaviour research and therapy, 36(7), 765-769.

Maier, S. F., Amat, J., Baratta, M. V., Paul, E., & Watkins, L. R. (2006). Behavioral control, the medial prefrontal cortex, and resilience. Dialogues in Clinical Neuroscience, 8(4), 397.

Maier, S. F., & Warren, D. A. (1988). Controllability and safety signals exert dissimilar proactive effects on nociception and escape performance. Journal of Experimental Psychology: Animal Behavior Processes, 14(1), 18.

Maier, S. F., & Watkins, L. R. (2010). Role of the medial prefrontal cortex in coping and resilience. Brain Research, 1355, 52-60.

Marks, I. (1975). Behavioral treatments of phobic and obsessive compulsive disorders: A critical appraisal. In M. Hersen, R. M. Eisler, & P. M. Miller (Eds.), Progress in Behavior Modification, vol. 1. New York. Academic Press.

Mechiel Korte, S., & De Boer, S. F. (2003). A robust animal model of state anxiety: fear-potentiated behaviour in the elevated plus-maze. European Journal of Pharmacology, 463(1), 163-175.

Milosevic, I., & Radomsky, A. S. (2008). Safety behaviour does not necessarily interfere with exposure therapy. Behaviour Research and Therapy, 46(10), 1111-1118.

Mohlman, J., & Zinbarg, R. E. (2001). What kind of attention is necessary for fear reduction? An empirical test of the emotional processing model. Behavior Therapy, 31(1), 113-133.

Panksepp, J., Asma, S., Curran, G., Gabriel, R., & Greif, T. (2012). The philosophical implications of affective neuroscience. Journal of Consciousness Studies, 19(3), 6.

Parrish, C. L., Radomsky, A. S., & Dugas, M. J. (2008). Anxiety-control strategies: Is there room for neutralization in successful exposure treatment?. Clinical Psychology Review, 28(8), 1400-1412.

Rachman, S., Craske, M., Tallman, K., & Solyom, C. (1986). Does escape behavior strengthen agoraphobic avoidance? A replication. Behavior Therapy, 17(4), 366-384.

Rachman, S. (1989). The return of fear: Review and prospect. Clinical Psychology Review, 9(2), 147-168.

Steward, H. (2009). Animal agency. Inquiry, 52(3), 217-231.

Telch, M. J., Valentiner, D. P., Ilai, D., Young, P. R., Powers, M. B., & Smits, J. A. (2004). Fear activation and distraction during the emotional processing of claustrophobic fear. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry,35(3), 219-232.

Thomas, B. L., Cutler, M., & Novak, C. (2012). A modified counterconditioning procedure prevents the renewal of conditioned fear in rats. Learning and Motivation, 43(1), 24-34.

Trouche, S., Sasaki, J. M., Tu, T., & Reijmers, L. G. (2013). Fear Extinction Causes Target-Specific Remodeling of Perisomatic Inhibitory Synapses. Neuron.

Tryon, W. W. (2005). Possible mechanisms for why desensitization and exposure therapy work. Clinical Psychology Review, 25(1), 67-95. Chicago.

Vervliet B, Baeyens F, Van den Bergh O, Hermans D. (2013). Extinction, generalization, and return of fear: a critical review of renewal research in humans. Biol Psychol, 92(1):51-8.

Wolpe, J. (1961). The systematic desensitization treatment of neurosis. Journal of Nervous Mental Disorders, 132, 189−203.

Yang, L., Wellman, L. L., Ambrozewicz, M. A., & Sanford, L. D. (2011). Effects of stressor predictability and controllability on sleep, temperature, and fear behavior in mice. Sleep, 34(6), 759.

 

Recomiéndanos

edogtorial

Nuestros Ponentes

Visítanos En

facebook 32 twitter 32 youtube

Cursos 2010

Certificados

Learning About Dogs
cap1 distincion
CAP2
CAP3
APDT